Era el Maestro Jesús un vegetariano?

(Hari Saran Dalam)

 

 

Antes que nada, os saludo en nombre de mi Maestro, Sant Ajaib Singh Ji, quien se halla en estos momentos recorriendo la creación, disfrutándola, permeándola toda con  Amor, Luz y Vida.

 

Franqueados ya los límites de la materia, el Maestro reposa en el Regazo del Supremo Padre Kirpal.

 

Bien sabido es, y los Maestros nos lo repiten a cada momento en muchas de las Escrituras y discursos o Satsangs (“si me Amas, sigue mis Mandamientos”) que “cuando un bombillo se funde, OTRO es colocado en su lugar para que así, la Luz se siga esparciendo”.

 

Este mundo NUNCA ha estado sin un Maestro. En algunas ocasiones han  hollado los caminos de esta tierra los pies de solo una de estas Almas Iluminadas, encarnadas para nuestro Servicio, Gracia y Redención, pero en otras ocasiones han sido dos, tres, y hasta cinco de ellos los que han estado entre la humanidad sufriente en algún momento de la historia, desde diferentes partes del mundo, c/u de ellos ha llevado a cabo la labor encomendada por el Padre, desde su propio lugar de nacimiento, desde dentro de su propia cultura y Religión de nacimiento pero trascendiendo los limites de ellas mismas, liberando Almas, ya que si en un principio hizo falta de que el Señor encarnara no vemos porqué no iba a hacer falta mas adelante, cuando sabido es que “la humanidad, en algunos aspectos, va para atrás”.

 

Nadie puede negar el desarrollo tecnológico, los grandes avances y logros Científicos que esta era nos ha traído, Pero… tampoco nadie puede negar “el retroceso”, la degradación ética, moral y Espiritual que, como plaga, mina nuestra civilización. El Materialismo planea rampante y “ciencia” es el nombre de “la nueva religión”.

 

Religión, ética y moral son palabras ante los que muchos fruncen el entrecejo, miran para otro lado, con desagrado, o producen burlas tras la espalda del que las menciona.

 

Sin embargo, una gran parte de la población, después de agotado”ese” ciclo, al darse cuenta que “la tecnología no ha satisfecho mis expectativas de felicidad” o al darse cuenta de que “esa clase de felicidad” no les llena, pues es efímera, empiezan a deambular de grupo en grupo, de secta en secta, de Religión en Religión, sintiéndose cada vez mas vacíos, mas carentes y es que “Todo está es dentro del mismo hombre” pues ese es el Templo que el Señor mismo hizo para morar  dentro de él.

 

“Los templos del hombre son de ladrillos, mas el templo de Dios es un templo vivo”.

 

 

 

 

Todos sabemos que las Religiones NO enseñan nada malo al hombre. Por el contrario, se enseña  a “Amar a Padre y Madre ,”Al prójimo como a ti mismo”, “A Dios, con toda la fuerza de tu Mente, de tu Alma, de tu Corazón”, a “Dar comida al hambriento y Agua al sediento”, a “Ayudar al desvalido, al enfermo”, y así, cada Religión, según la situación geográfica particular, el nivel de desarrollo político, ético y moral imperantes en esa sociedad en un momento dado de la historia de los pueblos, el nivel de comprensión alcanzado por sus integrantes y la Calidad Espiritual de sus lideres, etc., instaura sus propios dogmas, ritos y rituales, prescripciones alimentarias  y unas normas que rigen o regirán a esa sociedad para poder vivir en armonía.

 

Teóricamente, esas normas son para formar, para disciplinar la mente, para fortalecer al individuo, para coecionar, para unir mas a esa sociedad y como grupo social y humano aspirar a mas desarrollo y mayor suma de bienestar Interno y Externo.

 

Esa es la parte teórica inicial. El que se instaure el Egoísmo y el dominio o predominio de unos sobre los otros ya es un asunto diferente. Y este responde es mas bien a la baja “penetración en lo Interno” de los lideres de c/u de ellas y a la misma escasa visión de conjunto del ser humano integrante de esas sociedades.

 

Sabido es, y los Maestros nos lo dicen claramente, que la idolatría fue aceptada, por no decir, “soportada”, como una forma de facilitar a los otros la contemplación de lo que algún Devoto vio en lo Interno y lo plasmó en lo externo mediante pintura, escultura (imágenes), poesía, escrituras, etc., para que OTROS pudiesen también centrar en ellas su atención y lograr, o al menos intentar, una experiencia Interna por concentración de la mente en ese aspecto de la Divinidad como solo un “paso previo” para poder franquear la“décima  puerta”, el “Ojo Único”, el “Tercer Ojo”, el “Tisra Til y después poder desprenderse del objeto externo de concentración, pasando, libre, a los Reinos Internos, herencia de todo ser Humano.

 

Recordemos que “baja es la puerta y estrecho el camino” y que en base a ese mismo conocimiento fue que se dijo: “antes pasará un camello (en realidad se dijo: un elefante) por el ojo de una aguja (en realidad se dijo”por el centro del ojo, del ojo Interno) que un rico (en realidad se dijo: que uno rico, lleno de pensamientos externos, de deseos del mundo) al reino de Dios”.

 

De forma que la riqueza, la prosperidad material, NO es contrapuesta a lo Espiritual. Pero si es el inmenso apego a esas mismas riquezas materiales lo que nos impide centrarnos, (“Baja es la puerta”) y es nuestro deseo a no renunciar a ellas, mas bien, a no desapegarnos de ellas, lo que lleva al Maestro Jesús y a otros Maestros antes, durante y después del lapso de vida físico de ÉL, a decir, en sus propias palabras,  mas bien a recordarnos cuan “angosto es el camino”.

 

Con esto se refieren a los esfuerzos que debe hacer el hombre, el Devoto, para mantenerse dentro de ciertos límites de humildad y desapego (por mucha riqueza material o poder político y/o militar que ese Discípulo posea) y a la “lucha diaria” (“carga tu cruz y sígueme) por lograr una “concentración individida” (Simran constante, repetición constante del nombre del Señor, Oración constante,  Añoranza constante del Señor) para lograr que el camello (mas bien “el elefante”) que es NUESTRA MENTE recrecida y poderosa en lo externo, se incline con humildad y Devoción ante “la puerta baja” y pueda, por fin, penetrar a lo Interno, pasando por ese “ojo de la aguja”, franqueando por fin, el tercer ojo, pasando, en plenitud de gloria y derecho innato por ser también Hijos del Padre, a los Reinos Internos, los cuales son nuestra herencia. Recordemos pues aquí también al “Hijo Prodigo”, “al hijo que abandona la casa del Padre” (residencia del Alma) y se aventura a recorrer el mundo (lo externo) y quien “cansado de sufrir, de pasar necesidad innecesaria, retorna al Padre, al Hogar del Padre” en donde es recibido como lo que es: “Como un hijo con pleno disfrute de las riquezas del Padre”… . Pues “mi Padre y yo somos uno”.

 

En fin, con el breve análisis de solo estas dos  frases de nuestra Religión Cristiana lo que deseo es mostraros lo fácil o lo difícil que puede ser interpretar las escrituras de cualquier Religión, de acuerdo al punto de desarrollo Espiritual en el que nos encontremos.

Dependiendo de la Gracia Divina y de la Misericordia que el Padre Supremo derrame sobre nosotros a través del Maestro es que se nos darán a  entender las Grandes Verdades que subyacen, parcialmente ocultas para el ávido y honesto  buscador, o totalmente enterradas bajo lenguaje y escritura encriptada para el neófito o todavía alejado del Sendero de Retorno, del Sendero de Amor al Padre.

 

Un Verdadero y Superior Intelecto no forma parte del equipamiento humano normal pues hay que recordar el Karma y las Almas que vienen ya destinadas a servirle desde ese nivel de Intelecto Superior, de Comprensión Superior, NO son muy abundantes que digamos. Esto nos sirve para entender el porqué unas personas interpretan las escrituras de una manera y otros de otra. “Si es tan difícil que el hombre se ponga de acuerdo en las cosas externas y que se ven, imaginen lo difícil que es se ponga de acuerdo en las Interna, que no se ven”.

 

Ciencia y Espiritualidad NO están reñidas entre ellas. TODO LO CONTRARIO.

 

La Espiritualidad es una Ciencia y la historia de la Ciencia está llena de frases de Asombro ante la Grandeza de “ese Poder Controlador”, manifestadas, dichas, por los Grandes Hombres de la Ciencia, tanto antigua como moderna. 

 

Los Maestros nos dicen que “es bueno nacer dentro de una Religión, pero es malo morir dentro de ella y con esto nos quieren decir que las Religiones son como “escuelas de pensamiento” en las que el hombre, en el comienzo de su vida, como Alma encarnada, parte integrante de un grupo humano, social, Religioso, recibe formación ética, moral, y en el comienzo de las Religiones, también formación Espiritual Verdadera (la Sagrada Iniciación a la que todos aspiran pero que con el correr de los tiempos, debido a la degeneración social, moral, ética y del conocimiento Espiritual, se va perdiendo.

 

A ello contribuye también el escaso nivel de “penetración Interna” de quienes pretenden “suceder” al Maestro, autonombrándose o siendo nombrados o elegidos por camarillas y conciliábulos que lo que quieren es salvaguardar sus intereses personales, su statu quo, su cuota o parcela de poder. 

 

Muchas personas ( Iniciadas o no Iniciadas aún, en los misterios del Sagrado Sendero)  sienten todavía un cierto “rechazo” hacia una u otra o todas las Religiones imperantes, incluso en la que ellos mismos han nacido como individuos y parte integrante de un grupo humano, de una sociedad, olvidando que si han nacido dentro de una Religión en particular, dentro de una sociedad en particular, dentro de un País en particular es porque SUS KARMAS así lo exigen, “para que se salde lo que se debe y se reciba allí, dentro de esa Religión, País o comunidad lo que se ha de recibir”, equilibrándose de esa forma la balanza de sus vidas. Es lo que los Maestros llaman “El dar y el recibir”.

 

No hay regla más simple que esta. Y es una de las primeras que aprenden los aspirantes al Sendero Espiritual. Cosechamos lo que sembramos.

 

Tanto los Maestros como las mentes más lúcidas nacidos en cualquier País, dentro de cualquiera de las Religiones imperantes, repito: las mentes más lucidas de la humanidad, lo repiten hasta la saciedad, pero… Nos negamos a entenderlo y a aceptarlo. Queremos saber más que los maestros y NO queremos tomar en consideración que LOS MAESTROS SON, Básicamente, HOMBRES DE SU TIEMPO, o sea, Encarnaciones del Padre, pero para trabajar dentro de su propio tiempo, con los hombres, en las sociedades humanas  de su tiempo.

 

Los Santos, los Maestros, NO actúan “ni antes ni después” de su propio tiempo o lapso vital, NO se mueven en la línea espacio/tiempo hacia el futuro (para eso el Señor trabaja irradiando su Luz desde OTRO Polo Humano”) ni hacia el pasado (para eso el Señor se manifestó antes en otro Polo Humano, en una encarnación suya para esa época específica, y en lo particular, con un Hombre de esa época).A eso responde también el hecho de cada cierto tiempo los Maestros Adecuan las Enseñanzas a la época en que les toca encarnar, actualizándolas de acuerdo al avance de las sociedades en las cuales les toca actuar. El Sendero Sagrado NO puede ser modificado pues el camino al Señor es uno solo ya que “una sola es la humanidad”, pero SI puede ser adecuado a la época.

 

Sabido también es que las Religiones responden a “ciertas necesidades del momento, de la época histórica” pero que “muchas de ellas son demasiado longevas y se niegan a reformarse o simplemente a perecer, dando paso a formas mas elevadas de pensamiento y conducta”. Por eso, cuando la Religión se anquilosa, se paraliza, caduca en ciertas formas (mas NO en sus principios fundamentales) el Devoto emigra hacia otros valles en donde el pasto, el agua y el aire sean “mas frescos”, buscando satisfacer necesidades básicas del ser Humano y Espiritual en un vano intento de encontrar el camino Interno, pero “eso” no es revelado por medio de las Religiones sociales sino por un Maestro vivo, de la época, quien sintiendo Amor, Compasión y Misericordia, se apiada de nosotros y nos pone “en el camino”. Así de simple.

 

Esa es, apenas, una de las causas por las que la gente “cambia de Religión”.Pero es una causa importante.

 

 

 ¿Por qué los cristianos deberían ser vegetarianos?

 

El mensaje del Maestro Jesús de Galilea, mejor conocido como “Maestro del Amor” por su Amor, Bondad y Misericordia así como el de cualquier otro de los Maestros Espirituales que han sido o son la Luz de este mundo, es de amor y compasión, sin embargo no hay nada de amoroso o compasivo en los mataderos y en las “granjas” industriales, donde los animales llevan vidas miserables y son asesinados en forma violenta y sangrienta.

 

(Lo de “granjas” es porque allí se les arranca la vida con la misma facilidad con que se extraen zanahorias de los surcos de la Madre tierra).

 

La ignorancia sobre las Sagradas Escrituras, sobre nuestra propia Religión, así como la ignorancia de los encargados de “traducírnoslas”, de “interpretárnoslas” puede ser una de las causas de nuestra falta de comprensión, de nuestro modo de vivir, tan alejado de los Mandamientos que para guiar Sana, Sabia y Amorosamente nuestra vida en sociedad han sido creados, revelados.

 

El Maestro Jesús, en sus Sagradas Enseñanzas, nos sugiere, suave pero muy clara y firmemente: Amor, Bondad, Misericordia y Compasión hacia toda la creación de Dios.

 

Él (y cualquier persona sensible) estaría horrorizado por la cantidad de sufrimiento que ocasionamos a los animales para complacer el gusto que hemos adquirido por sus carnes y por la cantidad de Karma que, ignorantemente, estamos cargando sobre nuestras cabezas, sobre nuestro ser, en forma tan rápida, fácil y alegre.

 

Los que aún nos llamamos voluntariamente “Cristianos” (esto es, seguidores del Amor, de la Bondad, de la Misericordia, presentes en sus Sagradas y Verdaderas Enseñanzas) tenemos una elección: Cuando nos sentamos a comer, podemos aumentar el nivel de violencia, sufrimiento, y muerte en el mundo, o podemos respetar Su creación y trabajar por la paz. Empezando ese trabajo por nuestra propia paz, en nuestra propia mesa y familia. 

 

No está “nuestra paz” distanciada de la de nuestros Hnos. los animales, de la de nuestros vecinos, sean humanos o no. 

 

Querámoslo o no, Biológicamente pertenecemos al Reino Animal, esto es, compartimos muchas características con el reino en cuestión: Tenemos huesos, músculos, sangre, nervios, nos formamos dentro de la placenta de nuestra madre, y debemos ser amamantados al nacer. Somos pues, mamíferos. Eso si, salvando distancias y guardando particularidades.

 

Nuestra provisión genética es igual en más del 95% a la de cierta especie animal y del 98% en otra. De forma que es como para, al menos, pensarlo cien veces antes de hacer daño a “nuestros hnos. menores”.

 

Nosotros, a diferencia de ellos, nuestros hnos. los animales, TENEMOS CONCIENCIA y un estrecho margen (%), de diferenciación genética. Por eso somos SUPERIORES. Pero….. Nos comportamos como tales?

 

En ese pequeñísimo margen a nuestro favor, diferencia genética del 2%, lo que hace posible que ALBOREE la Luz de la Conciencia, la Luz de la Razón, un gran “tazón” lleno de un mundo Psíquico y Espiritual de tal naturaleza, en un grado tal, que puede hacer que “un casi mono sea un casi dios”.

 

O que Dios descienda y more en el hombre. Y el Hombre, por tanto, aspire a seguir ese, su propio  “hilo de vida” y llegar hasta “la fuente”, conociendo, de primera mano, íntimamente, “lo que lo anima”.

 

Aquí hay tela para cortar en todos los tamaños y colores para todos los gustos.

 

Un tamaño y color determinados complace a los Darwinistas, a los “Evolucionistas”. Un tamaño y color diferentes complacen a los “creacionistas”.

 

Es en “la Integración de todas las Religiones y todas las Ciencias”, es en el “Beber el conocimiento directamente de la fuente” en donde están las respuestas a esas nuestras muy profundas y ansiosas preguntas sobre “el origen”.

 

Ese conocimiento se publica es en “el periódico de nuestra Alma, de nuestra Conciencia Superior”, y no en los periódicos del vulgo. Los Maestros dicen que “EL ALMA ES UN AVE QUE EXTIENDE SUS ALAS ENTRE LAS MONTAÑAS DEL  CONSCIENTE Y EL SUBCONSCIENTE”.

 

Es pues allí, entre el Consciente (SupraConsciente) y el subconsciente donde se hallan “los verdes prados y ríos de refrescantes, tranquilas y cantarinas aguas. Desde allí es que mana la leche y la miel”.

 

Es ese termino de “casi mono” el que encierra la posibilidad de grandeza, el trampolín en el cual se puede intentar el salto para ser el “casi dios” ya que el hombre, como especie, como raza, NO es un mono y como hombre, “per se”, tampoco “un Dios”.

 

ES entre el “casi mono” y el “casi dios” que nuestro creador a encerrado su secreto, “creando un ser a imagen de si mismo”.

 

Por eso siempre digo, parafraseando las Escrituras, que “Somos Dioses con pies de barro”. Lo de “Dioses”, por aquello de “la Chispa Divina” que dentro de nosotros mora, por la Luz Interna que nos anima, y “con pies de barro” por lo tosco y terrenal de la materia en la que ESA LUZ SE MANIFIESTA.

 

“El espíritu es fuerte pero… la carne es débil”.

 

Esta frase ya manida se utiliza y reutiliza incansablemente para justificar nuestros desmanes, nuestras debilidades, quizás nuestra pereza, nuestra falta de atención, y “nuestro gusto” por lo que NO debe ser, por lo que NO debemos comer, por lo que NO debemos hacer. La eterna lucha entre “el positivo y el negativo” dentro de nosotros.

 

Y en medio de esta batalla, el pobre hombre, atado a los caballos de las pasiones, de sus propias pasiones, presto ya a ser desmembrado, con el corazón latiendo de intenso anhelo por cosas tontas y perjudiciales, nuestra atención centrada (más bien, descentrada) en “mil cosas distintas”, perdiendo así, diluyendo así, su Poder de Concentración ese “Poder de Concentración” es el que nos permite “dar el salto”.

 

La mente, herramienta intermediaria entre el Alma o Conciencia y la materia, su tremenda energía, es como la de un poderoso cañón, pero si dividimos su Poder de Fuego en mil blancos distintos y esos blancos siguen siendo poderosos y fuertes enemigos a vencer, pues con un Poder de Fuego tan disminuido NUNCA podremos ganar esa batalla, es decir, superarnos a nosotros mismos y no “reprimir” sino poner nuestras pasiones y vicios bajo control, desterrándolos de nuestro campo de batalla particular interno en el momento adecuado y declarándonos Victoriosos por Gracia de Dios y Misericordia de nuestro Maestro.

 

Recordemos que “Virtudes” quizás tengamos muy pocas, escasamente pocas, y por eso, cuando alguna de ellas se manifiesta en medio de tanta oscuridad, se destaca, brilla por si misma y los demás la notan y nos lo hacen saber. Cuidémonos de eso, del halago y de la vanidad de la propia virtud.

 

Recordemos que “Virtudes” quizás tengamos muy pocas, escasamente pocas.

 

No por ser Vegetarianos somos mejores que nadie. Ello solo indica que “estamos en camino”, que “estamos acatando la ley”, que “estamos siguiendo lo indicado por el Maestro Espiritual y no produciendo nuevos Karmas”,  pero…. He visto carnívoros de gran corazón, de bellos sentimientos y de un altruismo impresionante, de una dedicación al servicio de los demás en verdad deseables en personas teóricamente “superiores”.

 

De forma que NO solo por intentar limpiar el cuerpo de toxinas y cadáveres que ya, voluntariamente “sembramos” antes en su interior somos “mas avanzados” que nadie. Solo somos, quizás, mas conscientes de eso o puede ser que ni siquiera eso seamos sino que el Padre, en su Misericordia, es el que ha plantado en nosotros ese deseo de “ya no comer ese tipo de alimento” o manifestar cierto tipo de conducta nociva. También puede ser que la enfermedad, el miedo a perecer (apego al cuerpo, instinto de supervivencia, unas veces natural y otras excesivamente exacerbado) nos lleva a desandar el camino andado, a implementar “cambios” en nuestra vida. No caigamos pues en ese falso orgullo.

 

Tampoco miren a nadie con “conmiseración” en ese aspecto. No nos erijamos, no nos auto nombremos  “empleados voluntarios del departamento de Justicia Divina”.

 

TODOS, de una u otra forma, estamos en manos de Dios y Dios sabe lo que hace, lo que es adecuado para c/u de nosotros en determinado momento de nuestras vidas y evolución.

 

Cuidémonos pues de “eso” y transmitamos las Sagradas Enseñanzas con Amor y demos, en su Santo Nombre, toda ayuda posible a aquel que quiera “cambiar, mejorar su estilo de vida” y nos solicite algo de apoyo e información y recordemos siempre las palabras del Maestro Sawan: NO se mueve una hoja del árbol sin la Voluntad Divina”. 

 

“Los animales son criaturas de Dios, NO son “propiedad” humana, ni “utilidades”, ni “recursos”, ni “mercancías”. Ellos SON seres preciosos a la vista de Dios.

 

Un día, planteé este tema ante un sacerdote amigo, quien goza de cierto renombre por sus dotes de “buen consejero y hombre cuidadoso, celoso de su ética y deseos de servir a los demás” y quien, después de escuchado el asunto me dijo: “Hari, no podemos parangonar el sufrimiento humano con el de un animal”. “Ellos fueron creados para servirnos de alimento”.

 

“El hombre tiene conciencia superior y por lo tanto sufre un dolor superior. El animal no”. Esa fue su respuesta. Ese su entendimiento del asunto.

 

Empecé preguntándole cuantas clases de alimentos diferentes el mismo conocía, y que conocimiento tenía de sus valores energéticos como tales pero mejor aún, cuantos de entre esos el utilizaba para nutrirse. Su lista era amplia en cuanto a conocimientos pero en cuanto al consumo de ellos era muy escasa. Le pregunté que si no era “menos doloroso”, “sangriento”, “sanguinolento” el nutrirse con granos, trigo, soya, cebada, avena, verduras, vegetales, frutas, lácteos, etc. antes que “tener que derramar sangre” para alimentarse, convirtiendo nuestra propia cocina en “una morgue”?

 

De nada valió citarle textos de Rishis y Munis, en primer lugar, y después los de la propia Biblia, por la que, teóricamente, el se guiaba.

 

Sobra decir que él mismo consumía productos cárnicos a pesar de ser ya un hombre mayor y muy delicado de salud.

 

A todas las Citas Bíblicas que NO favorecían el consumo de carnes le encontraba algo para poder oponer y…. sabido es que las Sagradas Escrituras pueden ser  utilizadas en uno u otro sentido porque FUERON MANIPULADAS en la antigüedad para justificar lo injustificable y “adaptarlas” al deseo del Gobernante de turno.

 

Esto lo hicieron los creadores de la Religión, para ganar su apoyo y acceder al poder terrenal, en un intento de que las Enseñanzas de su propio Maestro perduraran y se extendieran hasta prevalecer sobre pueblos y naciones, pero todo terminó en un Dominio de el hombre sobre el hombre y todo ello tuvo su origen en la escasa “penetración Espiritual” de los también escasos Discípulos que dejó el Maestro.

 

Aparte de esto, estos Sagrados textos fueron transcritos según el pobre y torpe entendimiento de traductores que quizás dominaban el oficio pero NO el lenguaje y terminología Espiritual del Sagrado Sendero, aparte del hecho de que quizás no conocían algunos de los términos arcaicos, ya en desuso, en el que estos Originales y Sagrados Textos fueron escritos.

 

Finalmente, para redondear la idea pero mas que todo en “descargo” de algunos de los traductores y teólogos, por presunción de buena fe, pero caídos bajo el engaño de su propia y relativa ignorancia de la lengua del Maestro Jesús y muchos de sus seguidores, podemos añadir que: Jesús habló en arameo, los Evangelios se escribieron originalmente en hebreo (mucho después de la desaparición física del maestro) y nuestras primeras traducciones son las versiones Griegas del siglo cuarto “aprobadas” y alteradas por el Emperador Constantino, un reconocido consumidor de carnes.

 

Como si fuese poco, Todas las versiones anteriores fueron destruidas, acusadas, claro está, de “herejía”.

 

Según muchos expertos, Jesús condena el consumo de carne, de forma mas que clara y tajante, precisa, pero en Evangelios que fueron suprimidos y en pasajes que fueron “editados” (esto es: Manipulados, cambiados, acomodados) en la temprana iglesia por escribas también consumidores de carne a quienes “ciertas citas” molestaban un poco.

 

Teólogos” y “casta sacerdotal” (en la mas baja de sus acepciones y en muchos sistemas de pensamiento humano, religiones) son de ingrato recuerdo histórico por las barbaridades, por las barbaries que han propiciado para mantener “el control” en medio de la propia ignorancia de los Verdaderos y mas Nobles Principios y “es así como el hombre ha sido puesto a navegar en un mar de brumas, arrecifes y oscuridades” en un intento por  “apagar los faros que le proporcionan destellos de alerta”.

 

Se dice pues que “el hombre es un lobo para el hombre”. Esto es, que el Poder Negativo, a través de la mente del hombre, “le hace bailar al son que “él” le toca” y el ser humano, lleno de pasiones y apegos atenta contra si mismo, atándose, cada día, con mas fuertes cadenas.

 

Esto ha sucedido en todo grupo humano, en toda Religión. NO en una en particular. Lo que pasa es que algunas han sido MÁS duras, más eficientes, mas decididas en cuanto a “acabar con la disidencia”.

 

Por eso los Maestros dicen que “Todos los días millones de Almas son arrojadas, reventadas contra las rocas, en las orillas de la playas de este Océano del Mundo”.

 

Los cristianos sensibles (más NO “sensibleros”) y los “no Cristianos” que ya han puesto la mirada tanto en el horror de la Crucifixión como en el de cualquier otra  muerte violenta y antinatural, pero tomando en consideración la Ley del Karma individual o grupal, están en posición de comprender mejor el sufrimiento del inocente ya que A todos los Hombres se nos ha Instruido sobre el Amor, la Bondad, la Misericordia y es por eso que este horror de la matanza “per se” o “sacrificial”, es descrito en todas las Sagradas Escrituras de cualquier Religión que aspira a, aunque sea, elevar “un poquito mas” al hombre, como algo “nefasto”  como “contrario a los mas elevados principios y leyes Divinas”. El que “dios” (en minúsculas) nos entregue a su hijo como “cordero de sacrificio” para “redimir los pecados del mundo” no es mas que IGNORANCIA SUPINA de una mentalidad pervertida y enferma ya que, derramando sangre inocente mas bien se carga Karma sobre su propia cabeza, sea esta una “cabeza regia y coronada y/o sacerdotal” y sobre el pueblo o grupo humano que esto apoya y participa de ello ya que “El desconocimiento de la Ley NO justifica o excusa de su incumplimiento”. Todos somos responsables de nuestras propias acciones y cada acción tiene su propia reacción. NO LO OLVIDEMOS.

 

Deberíamos aprovechar el hecho de que esas escasas reminiscencias de antiguos sacrificios humanos son susceptibles de ser sublimizadas hoy al igual que ayer y trasponer, definitivamente, el pórtico de los templos destinados a  sacrificio en los que la sangre era primordial, prerrequisito en sus altares, y entender, de una vez, que NO hay mayor sacrificio ante el Altar del Padre Supremo, sobre el Altar del Padre Supremo que “sojuzgar nuestra propia Vanidad, nuestro propio Ego, nuestras propias Pasiones y Apegos” para dar el salto definitivo hacia una Espiritualidad Verdadera, mas allá de todo dogma y Religión. 

 

Los Santos Maestros, sea cual sea la Religión Social, el País y la Cultura en la que nazcan, sea cual sea “el porqué” por el que Papá Dios nos los ha enviado a este mundo, generalmente, han sufrido persecuciones, calumnias, descrédito, crítica acerba y muchos de ellos y sus seguidores, MUERTE VIOLENTA y tergiversación de su legado Espiritual. NO lo pueden ocultar pero SI tergiversar. Así, el mal “se despacha y se da el vuelto”, como dice el dicho popular aquel.

 

Los Cristianos, dos mil años después, aún tiemblan ante el solo recuerdo de la muerte a la que fue sometido el Maestro Jesús.

 

La crucifixión, en esas épocas, era “castigo para delincuentes”.

 

Ese fue “el costo” por decir y hacer las cosas como el sabía que debían ser pues “era ya llegado el tiempo”.

 

SI PUEDE una Rosa crecer y abrir sus pétalos para esparcir  Exquisito Aroma en medio de un chiquero. Pero también los Cerdos pueden  terminar pisándola.

 

Más NO por eso la Rosa dejara de ser Rosa y esparcir su Exquisito Aroma aunque el cerdo SI puede ser enseñado a no pisar la Rosa en medio del chiquero.

 

Recordemos siempre que “el que gobierna la piara de cerdos es el que sabe como manejarlos”.

 

El corazón endurecido del hombre no se ha manifestado solo contra los cristianos.

 

Otros Santos y sus Discípulos, en otros pueblos, en otras latitudes, también han sufrido en carne propia ese rigor, esa dureza.

 

Si esto se hace con los Santos, quienes plenos de Amor, Bondad y Dulzura han venido a “darnos algo”….. Que se espera entonces de un corazón endurecido para con los animales indefensos?     

 

Los Maestros nos advierten sobre esas masacres de animales: 

“ellos también tienen un tribunal en el que sus quejas son escuchadas.

Allí su causa es defendidas y las ofensas contra ellos, cobradas.

Por eso se nos ha enseñado que “no hagas de tu cuerpo un cementerio”  pues

“SU muerte será TU muerte”.  

 

Los Santos, o sea, la encarnación del Padre, de su Amor y Misericordia entre nosotros, son la identificación de Dios con el sufriente, el débil, el desvalido, el vulnerable, pero más que nada, Espiritualmente hablando, con el sufrimiento del Alma desprotegida, indefensa ante los ataques de la mente, victima de sus propias pasiones desmedidas, desbordadas, por medio de las cuales el Alma Inocente es atada al sufrimiento, a la “rueda de la vida”, a la reencarnación, al Karma.

 

Sea que forjemos el Karma con “cadenas de hierro” (malas acciones) o con “cadenas de oro” (buenas acciones), como nos lo enseñó, en forma sublime, el Noble Señor Budha: Karma es Karma y por lo tanto NOS ATA, impidiéndonos la Liberación Final.

 

Los Santos Maestros NO vienen a acabar con una Religión para instituir otra. NO.

 

Ellos vienen “para que se cumpla la ley”, para que la Promesa de redención de nuestra Alma se haga efectiva, para que “El Hijo prodigo pueda regresar, por fin, a casa, a la casa del Padre”.

 

La ley que vienen a cumplir es la del Amor, la de la Bondad, la de la Misericordia de los unos para con los otros, de los altos para con los bajos, de los “felices” para con los infelices…. Y ellos mismos se someten a esa Ley aún estando por encima de ella. Esa es una muestra de Humildad.

 

Ellos NO vienen a cambiar “el orden social” ni a “proteger al débil”, o “al hombre devoto”, etc. (Eso es asunto de políticos, Sociólogos, filántropos, Religiosos, estudiosos de diversos temas, de Avatares).

 

En fin, es asunto de la sociedad y el gobierno que le sea propio, pues ella misma, en caminos de madurez intenta (debe intentar) ser Mas Justa, mas humana, mas feliz dentro de lo posible y sus circunstancias.

 

Ellos vienen es a “Rescatar Almas”, a “Buscar a sus Ovejas, a Juntar su Rebaño”. Los Maestros liberan individuos, NO masas. Pero, quizás, el pobre por ser muchas veces un excluido, un apaleado, un abusado, se identifica más rápidamente con las Sagradas Enseñanzas.

 

Por eso existen diversos niveles de conciencia. La Conciencia Espiritual del individuo y la responsabilidad sobre sí mismo al morar en él la Chispa Divina, la conciencia del individuo como ser Bio-Psico-Social, la conciencia ecológica, etc., etc.

 

Todos estos niveles de conciencia YA están integrados en el hombre de Luz; los otros hombres los tienen en “fracciones”, de acuerdo a su grado evolutivo.

 

Por eso algunos entienden desde el mismo principio en que escuchan las Sagradas Enseñanzas, desde el mismo momento en que reciben la información Científica, sobre el porqué No deben comer animales, el porqué No deben enterrar cadáveres dentro de sí mismos, convirtiéndose así, en “cementerios ambulantes”  ya que “su muerte será tu muerte”, Por poner solo un ejemplo.

 

Continua ...